martes, 4 de julio de 2017

JOSÉ BATLLE Y ORDÓÑEZ


Cuando el nombre de alguien llega a ser identificado con una época, sin dudas merece un reconocimiento. Fue dos veces presidente de la República (1903-1907 y 1911-1915) fue filósofo y periodista. Aquí se detallarán partes más importantes de su vida, más allá de su aspecto político.

José con su padre Lorenzo Batlle
Batlle y Ordóñez, nació el 21 de mayo de 1856, en las actuales calles Yaguarón y Lima; fue bautizado dos años después, con el nombre completo de José Pablo Torcuato Batlle Ordóñez. Su padre, el ex presidente de la República (1868-1872) Lorenzo Batlle y Grau, y su madre Amalia Ordóñez Duval, tuvieron además a Luis Batlle y Ordóñez.

Su educación comenzó en su casa bajo la dirección del maestro Pereira Núñez y continuó en colegios ingleses; el de Mr. Beard, primero, el de Mr. Adams después. En ambos, recordará Batlle más adelante, se prestaba especial atención al aprendizaje del idioma inglés: "hasta cuando nos peleábamos se nos obligaba a hacerlo en inglés". Hizo los estudios preuniversitarios en el Colegio de los Padres Escolapios y a los diecisiete años ingresó en la Universidad. Terminado el bachillerato, comenzó la carrera de Derecho, que abandonó cuando sólo le faltaban tres o cuatro exámenes para obtener el título de abogado.
Hasta los 20 años, por tradición familiar, Batlle fue católico; hacia 1876, en el marco de los cambios ideológicos que agitaron a la intelectualidad uruguaya y, especialmente a la juventud estudiosa, adhirió al racionalismo espiritualista: 
"A los 19 años de edad era católico, esto es, no había abandonado la religión en que me había criado. Mis padres eran católicos, pero con un catolicismo que no iba a la iglesia ni andaba con curas. A mi se me había enseñado el Padre Nuestro, que aún recuerdo y llegué a saberlo también en inglés, aprendido en un escuela protestante; el Credo, que no recuerdo bien, y nada más. Se trató de hacerme confesar cuando tenía ocho o diez años; pero el poco empeño de mis padres en que lo hiciera, dieron por resultado en que no se realizase aquel acto. No recuerdo haber hablado, en mi niñez, con más curas que el Padre Estrázulas, muy conocido entonces, pues administraba la homeopatía y algunos otros remedios y solía asistirme cuando yo estaba enfermo.
A los veinte años o entre los veinte y los veintiuno yo había dejado de ser católico. Por primera vez, en aquel tiempo, examiné mi religión; y la reputé absurda(...)"

VIDA PERSONAL
La  mujer de su vida fue Matilde Pacheco, nacida el 21 de setiembre de 1854 en Buenos Aires, viuda del primo hermano de Batlle, llamado Ruperto Michaelson, con quien había tenido cinco hijos: Matilde, Ruperto, Juan Luis, Guillermo y Carlos, pero que había sido abandonada por su marido.
José Batlle, por el pedido de su padre Lorenzo, era el encargado más de una vez de cuidar a Matilde quien padecía de insomnio permanente por el abandono de Michaelson.
José y Matilde siempre se llevaron bien pero no se sabe cuando comenzó su unión, ni cuando comenzaron a convivir, pero estuvieron en concubinato al menos una década. La sociedad montevideana les hizo saber con crueldad la precariedad legal en la que vivían, aprovechando también los odios políticos que despertaba; era muy común que en los lugares que ingresaba Matilde, las "señoras decentes" se retiraran.
Tanto que César, Rafael y Amalia Ana no fueron inscriptos en el Registro de Estado Civil en las fechas en que nacieron, y hasta la partida de defunción de Amalia Ana indica que se produjo el 8 de febrero de 1894, a los catorce meses de edad, y que era hija natural de Don José Batlle de 38 años, el nombre de Matilde no se menciona, debido a no estar casados.
Finalmente se unieron en matrimonio el 29 de setiembre de 1894, un año y dos días después de la muerte de Michaelsson, y dos meses antes del nacimiento de Ana Amalia.
Batlle y Matilde también tuvieron cinco hijos en total, César (1885), Rafael (1887), Amalia Ana (1892, muriendo a los 16 meses de edad), Ana Amalia (1894, fallecida a los 18 años) y Lorenzo (1897). A su vez adoptarán a una niña.
       

Batlle medía 1,92 m y pesaba 150 kg; padecía obesidad de Barraquer o síndrome de Barraquer-Simon, una enfermedad que despierta en la niñez y que progresa lentamente. Se caracteriza por la alteración de la distribución de la grasa, que se concentra casi exclusivamente en la mitad inferior del organismo, y se supone que quien padece esta enfermedad van perdiendo tejido adiposo subcutáneo en cara, cuello, hombros, brazos, antebrazos, tórax y abdomen y lo acumulan desproporcionalmente en caderas y piernas. Esto explicaría por qué Batlle siempre aparece en las fotografías vestido con sobretodo o con levita, en épocas en que esta última prenda había dejado de usarse, "yo visto a la antigua", decía, justificando sus sobretodos. Algunos de sus hijos heredarán esa patología.

VIDA PÚBLICA
Incorporado a la juventud racionalista que surgía como sucesora de la que había sostenido el Club Racionalista de 1872, Batlle publicó en La Razón (diario fundado en 1873, dirigido por Daniel Vázquez y los redactores Prudencio Vázquez y Vega y Anacleto Dufort y Alvarez) los poemas titulados "Mi religión" y "Cómo se adora a Dios" en los que expresaba el sentimiento deísta, tal como lo concebía el racionalismo espiritualista.
A fines de 1878 y 1879, integró la redacción de la revista El Espíritu Nuevo, con mayoría de jóvenes estudiantes de Medicina y Derecho; publicando un único trabajo en prosa: "La pluralidad de los mundos habitados" y cinco poesías, con el mismo espíritu deísta. También en este tiempo (de mayo a agosto de 1879) actuó en la Sección de Filosofía del Ateneo, ocupando la Vicepresidencia de la misma, mientras que su íntimo amigo y mentor espiritual, Prudencio Vázquez y Vega desempeñaba la Presidencia y Francisco Soca la Secretaria.  

El motivo de la primera suspensión de sus estudios fue un viaje a Europa que realizó en compañía de su amigo Ramón López Lomba. El idea original era participar en una expedición científica al interior de África, que según informaba la prensa se organizaba en París, pero cuando los jóvenes llegaron a la capital francesa, el 15 de noviembre de 1879, se enteraron de que la exploración referida había sido suspendida, quedándose en la ciudad, donde Batlle asistió a conferencias y siguió algunos cursos, como Filosofía en la Universidad de la Sorbona, quedándose en Francia por dos años.
A su vuelta, inmediatamente, se reintegró a la actividad periodística, en La Razón, dirigida por Daniel Muñoz. El Plata, al frente de Carlos María Ramírez, El Heraldo y la Idea, conducidos por los colorados Julio Herrera y Obes y Eduardo Flores, el hijo de don Venancio, encarnaban la oposición al régimen santista.

El 20 de mayo de 1881, unos exaltados partidarios de Santos asaltaron las redacciones y talleres de La Razón y El Plata (ambos constitucionalistas) deteriorando las máquinas y destruyendo el mobiliario y los archivos. Después de estos atentados, donde resultó muerto el obrero gráfico José Fontán, Prudencio Vázquez y Vega le ofreció a Batlle y a Anacleto Dufort y Alvarez la dirección de La Razón, pero no aceptó por tratarse de un periódico constitucionalista, aunque accedió a integrar su Redacción, hasta el 30 de marzo de 1882, en que Daniel Muñoz regresó de Buenos Aires y reasumió la Dirección.
Poco después Batlle se hizo cargo de la Dirección de La Lucha, convirtiéndose en un importante vocero de la oposición. Pero sus propietarios, amedrentados, resolvieron clausurarlo para evitar represalias del régimen de Santos.
Batlle quedó entonces privado de toda actividad periodística hasta que en 1885 volvió La Razón, junto con Teófilo Daniel Gil, quien había sido su socio en un estudio jurídico hasta poco después de su regreso de Europa, cuando rindió algunos exámenes de su carrera, antes de abandonarla definitivamente.
Batlle había decidido concurrir a las funciones del teatro Solía cada vez que lo hacía Santos, provocando una situación que molestaba a este y a sus acompañantes, entonces, para evitar un seguro incidente, Daniel Muñoz, Director de La Razón, suspendió la entrega de entradas para el teatro por lo que Batlle dejó la Redacción.
Pero ya entonces se estaba preparando la Revolución de Quebracho, en cuya preparación Batlle participó desde el primer momento; formó parte de la Asociación Revolucionaria, junto a Teófilo Daniel Gil, Camilo Williams, Anacleto Dufot y Alvarez, Juan Campisteguy, P. Vázquez Vega y su hermano Luis Batlle y Ordóñez entre otros; y en noviembre emigró a Buenos Aires, donde tuvo a su cargo un centenar de hombres. La revolución fracasó, murieron algunos íntimos amigos de Batlle, él fue hecho prisionero y luego liberado junto a otros revolucionarios.

El 16 de junio de 1886, aparece su periódico El Día, siendo el primero en ser de venta libre y no por suscripción. Desde sus páginas, Batlle hará una prédica demoledora, ella fue motivo de una orden de prisión (el pretexto fue una protesta del Ministro Plenipotenciario del Reino de Italia) que también afectó a los directores de otros órganos de la oposición, que fueron sometidos al Juzgado del Crimen. En la oportunidad, el último en ser liberado fue Batlle, primero estuvo preso en el Cabildo y después en la Cárcel correccional y penitenciaria. 
Batlle en la redacción de El Día
Producida la llamada "Conciliación de Noviembre", Batlle retornó al país y recomenzó la prédica en El Día; cuando el diario La Situación, convocó al pueblo para despedir a Santos, Batlle provocó la airada protesta.
El 13 de mayo de 1887, Tajes lo designó Jefe Político de Minas, cargo al que renunció para presentar su candidatura a Diputado por otro departamento; antes de su renuncia, en julio, había dejado de aparecer El Día. Lo reabrirá el 19 de diciembre de 1889, integrando su dirección junto a Juan Campisteguy y Abel J. Pérez; convertido en órgano del Partido Colorado, sostendrá la candidatura del Dr. Julio Herrera y Obes.

Algunas actitudes de Herrera, determinaron que Batlle pasara a la oposición y que realizara una intensa campaña en pro de la democratización del Partido Colorado. En febrero de 1901, ingresó a la Cámara de Diputados, representando al departamento de Salto.
Durante la Administración de Idiarte Borda, sin cargo legislativo, se mantuvo en una cerrada oposición y desarrolló una activa campaña política que le valió la Presidencia de la Junta nombrada el 2 de agosto de 1895, en la Asamblea realizada en el teatro Odeón.

Producida la revolución blanca de Aparicio Saravia en 1897, la policía, el 10 de mayo, clausuró El Día; dos días después, Batlle en otra imprenta, comenzó a editar El Día Noticioso, que salió hasta el 4 de setiembre de ese año.
Desde sus columnas, bregó por la paz, a la que consideraba "una necesidad absoluta", a la vez que criticaba a quienes la reclamaban "sin dar sus lineamientos", "en bloque", sometiendo al país al riesgo de que solo se lograra "un prolongado armisticio después del cual van a estallar las hostilidades con mayor ímpetu y crudeza".
A partir del gobierno de Lindolfo Cuestas, Batlle realizó su hábil y tenaz acción política que lo condujo a la Presidencia de la República el 1ro de marzo de 1903; cargo que volverá a ocupar entre 1911 y 1915.

DUELO CON WASHINGTON BELTRÁN
Después de haber sido dos veces presidente de la República, y seguir siendo la figura política más importante del país, el 2 de abril de 1920, se retará a duelo con Washington Beltrán
Beltrán era fundador, propietario, director del diario El País de Montevideo y dirigente del Partido Blanco y había publicado días antes un artículo muy contundente contra José Batlle:"¡Qué tupé, el rey del fraude acusa al Partido Nacional!".
El viernes Santo, Batlle mandó sus padrinos a Beltrán, que aceptó el duelo. Ambos eran ateos, e incluso Beltrán prohibía que la palabra Dios se publicara en su diario con mayúscula. La mañana de su muerte, Washington Beltrán, de 35 años se vistió con una camisa blanca y ropas claras y, con una raqueta de tenis para no alarmar a su esposa embarazada, aduciendo que iba a jugar a un deporte por el que jamás se había interesado.
En la cancha del parque Central de Montevideo, esperaba Batlle, de 63 años. Este no era su primer duelo.
Los padrinos repartieron las pistolas y fijaron el lance a 40 pasos y dos cargas. A la palmada del padrino, ambos abrieron fuego, sin acertarse; tras la segunda palada, recargadas las armas, el director del diario El País fue herido de muerte.
El duelo fue un secreto a voces para la sociedad montevideana. Batlle podía ser considerado reo de homicidio con atenuantes, según el Código Penal de 1889. Para evitar la condena, el 6 de agosto de 1920 se promulgó la Ley 7.253, reformando varios artículos del Código y reglamentando el duelo, con efectos retroactivos. La ley determinaba que producida la supuesta ofensa, los padrinos de ambas partes debían conseguir una solución amistosa evitando el duelo. Si fracasaban en el intento, debían formar un tribunal de honor con tres miembros: uno por cada padrinato y un tercero pactado entre los dos primeros. Este tribunal dictaminaba si existió o no la ofensa, y autorizaba o prohibía el enlace.
Si el duelo se efectuaba, se celebraba a sable o espada, o a pistolas y a dos cargas, siempre que no sean precisión o repetición. El enlace sólo puede hacerse a primera sangre, pero si de ella se infiriese la muerte de uno de los duelistas, el sobreviviente queda exento de persecución penal.

Después de este duelo, José Batlle y Ordóñez nunca más se batió a duelo con nadie.

EL FINAL DE SU VIDA
Tres generaciones: José, Luis y Jorge Batlle
Ya con 73 años, Batlle se interna en el Hospital Italiano, el 18 de setiembre de 1929, al cuidado de las Hermanas Capuchinas para ser intervenido quirúrgicamente de la próstata. Se despide de su familia y desde su quita de Piedras Blancas se va hacia el hospital, acompañado de su hijo Rafael, Mendieta, sn moreno y fiel asistente, y también por su íntimo amigo Domingo Arena.
El día 20 de setiembre por la mañana se realizó la primera operación (la talla vesical que será la única) realizada por Surraco, durando sólo 15 minutos. Surraco no encuentra nada de temer y es optimista.
Batlle se repone totalmente, hablando mucho, pero tosía con frecuencia, con ahogo, haciendo como siempre las reiteradas aspiraciones de mentol.
Aunque muy recuperado solo ansiaba volver a su hogar, pero faltaba mucho tiempo para hacer la segunda operación, por eso se reservó un departamento en el Parque Hotel, donde esperaría el plazo de dos o tres meses para hacer dicha segunda operación, la prostatectomía. 

El 20 de octubre de 1929, su sobrino Luis Batlle Berres lo encuentran tan bien que se retira cerca de las 12. Arena, siempre a su lado, también lo encontró tan bien que se fue a las 12. Fue a almorzar a lo de un hermano. Al sentarse a la mesa, suena el teléfono para anunciarle que Batlle no estaba bien. Llega al hospital donde lo recibe el doctor Carlos Stajano que le da la triste noticia. Un segundo episodio de hemorragia cerebral.
Al quedar solo con Mendieta, Batlle le dice de pronto: "Recuésteme un poco que estoy algo mareado." Lo que el moreno, al verlo desvanecido, llamó a la hermana capuchina Evelina, y acudieron su hijo César, que estaba en el cuarto de al lado, Surraco y Artucio. Alguien avisa a Arena. La hermana Evelina intenta reaccionarlo rezando y mirando atentamente, Surraco le dice: "No la oye, hermana, está muerto", a lo que ésta replica: "Sí me oye." Y Batlle la mira con una sonrisa y le dice: "¡Ah, hermana!". Fueron según ella sus últimas palabras.

Una multitud despidió al hombre que marcó una era en el país.




Fuentes: Crónica General del Uruguay. Washington Reyes Abadie y Tabaré Melogno
              Qué tupé. Diego Fischer
              http://elpais.com/diario/1984/03/25/sociedad/449017210_850215.html 
              Documental "EL Origen". Canal 12.
              http://www.rmu.org.uy/revista/25/1/2/es/7/ 


jueves, 1 de junio de 2017

Arquitectura Griega

ARTE EGEO

El arte arte Egeo se ha considerado como la introducción del arte griego, aunque sus relaciones con éste no están tan claras.
Es, junto con Mesopotamia y Egipto, el tercer gran foco de cultura anterior a la civilización helenística. 
Tiene a Creta como centro, y se extiende a la propia Grecia, islas del mar Egeo y las costas occidentales de Asia Menor, si bien su influencia se percibe en las culturas de todos los pueblos del Mediterráneo, y se va desde mediados del tercer milenio, hasta medidos del siglo XIII a.C., en el que desaparece súbitamente.
Según la clasificación de Evans, se divide en tres períodos minoicos: el minoico primero, época de formación que se extiende desde el 3400 al 2100 a.C; el minoico medio, del 2100 a 1530 a. C., al que corresponden los palacios de Knossos, Faistos y Hagia-Triada; y el minoico último, de 1580 a 1250 a.C., en que desaparece repentinamente.

En la arquitectura egea podemos considerar dos zonas: la cretense, representada por los palacios, y la continental o micénica, representada por el megarón, las tumbas de corredor con cúpula y las construcciones ciclópeas.

CRETA
Sus descubrimientos se deben principalmente a las excavaciones de Arthur Evans y las misiones francesas e italianas.
Al minoico medio corresponden los tres palacios característicos de la arquitectura cretense: Knosssos, Faistos, Hagia-Triada.

Partes de una columna

               Recreación del palacio de Knossos

Los cretenses adoptaron de Egipto el uso del pilar de sección cuadrada colocado sobre una basa plana, originariamente era de madera, y al hacerse de piedra era más estrecha en la parte inferior (tronco de árbol invertido) a veces sin basa y el capitel con gruesa moldura convexa, sobre el que descansa el ábaco cuadrado. Sobre éste corre el entablamento, con el friso decorado con medallones separados por recuadros.

El palacio estaba formado por complicados conjuntos de construcciones rectangulares, almacenes, dormitorios, salas de recepción, baños, etc., colocados asimétricamente en torno a un gran patio, rectangular, con columnas, casi siempre de madera sobre basas de piedra, y al que comunican directamente las grandes salas de recepción, con cubierta sostenida por gruesos pilares y en las que se sitúan el trono. Los palacios como todos los edificios, están revestidos exteriormente de estuco blanco y al inferior, de estuco blanco y rojo, con pinturas al fresco u ornamentación esculpida.

MICÉNICA
Las excavaciones de Heinrich Schiliemann dieron a conocer el arte micénico, en las ciudades de Troya, Micenas, Tirinto, Orcomenes, etc., ciudades rodeadas por murallas ciclópeas (enormes bloques), en contraposición al arte cretense, en que, basándose el poderío en una thalassocracia (poder del mar), no necesitaban murallas para defender sus ciudades.
En Micenas, aparecen las viviendas (megarón), al parecer origen del templo dórico, formada por una sala rectangular precedida de una antecámara y pórtico.
De esta zona, quizás lo más interesante sean las tumbas de corredor, formadas por un largo corredor que, a través de un pórtico adintelado con frontón agudo, comunica con una bóveda falsa, obtenida por aproximación de hiladas, y otra cámara adyacente, más pequeña, para el cadáver.











CARACTERÍSTICAS DEL ARTE GRIEGO
El arte griego se desarrolla entre los siglos VIII a.C. al II a.C.. influido por corrientes asiáticas, orientales y egeas, que son absorbidas y transformadas por un nueva concepción estética. El "nihil nimis" de Solón representa la más nítida y sucinta expresión del arte griego, clásico por excelencia, representado por la expresión de equilibrio, de la clara función  de los miembros arquitectónicos, la armonía y la belleza en las proporciones; la sutil modulación del plano, la moderación en las actitudes, la clara definición del contorno, el sentido de la medida, en la escultura. Elevan el conjunto hacia un ideal, del gusto estético del hombre mediterráneo occidental.
No obstante, el arte clásico griego se inicia con el aporte de las corrientes jónica y dórica.
La jonia, más femenina y vivaz, aporta la riqueza, el lujo y las proporciones esbeltas; la doria, sobria y robusta, aporta el sentido rígido de la ordenación, la severidad en las proporciones y en la decoración. Ambas han de ser genialmente sintetizadas en la escuela ática.

LOS PERÍODOS
En la arquitectura se distinguen varios períodos: arcaico (siglo VIII a primera mitad del siglo VI), época de iniciación de las primeras formas artísticas. En el siglo V a.C., el período clásico, se alcanza el máximo esplendor. Le sigue el siglo IV a. C. con las innovaciones que desembocan en el período helenístico, que difunde el espíritu helénico por Oriente, y que puede considerarse como acabado con la conquista de Corinto por Roma, en 146 a. C.

LOS ÓRDENES ARQUITECTÓNICOS
De acuerdo a las formas de las columnas y entablementos se logran distinguir tres órdenes en la arquitectura griega:
DÓRICO: El templo dórico se halla inspirado en el megarón prehelénico, una casa con una simple sala rectangular, abierta por uno de los lados menores y precedida de un vestíbulo con columnas, a la que se le añadió un pórtico en torno.
El el período clásico, el templo dórico se alza sobre una terraza o basamento con una serie de peldaños, llamándose estilobato al último peldaño, cobre el que descansa la columna dórica, sin basa, de fuste estriado (14 a 20 estrías), con aristas vivas y disminuida hacia arriba.
El estrágolo sirve de transición al capitel, formado por collarino, equino y ábaco, cobre el que descansa el entablamento. Este se halla constituido por el arquitrabe, que descansa sobre el ábaco del capitel, friso, dividido en metopas (recuadros aptos para ser decorados) y triglifos, formados por tres bandas vericales, que rematan por su parte inferior en gotas, y cornisa, tercero y último elemento del entablamento, con los mútulos, y rematando, en los frentes, por los frontones, con las acróteras para colocar figuras decorativas y tímpano decorado.

JÓNICOS: Se desarrolla en las costas jónicas e islas del mar Egeo. Más elegante y lujoso que el dórico con su rígida proporcionalidad.
Tiene una columna más esbelta, pero a diferencia de la dórica, ésta si tiene basa de dos tipos: el de Asia Menor, formada por un toro y varias escocias, y la ática, formada por dos toros y una o varias escocias intermedias entre dos filetes; el fuste, más esbelto, presenta mayor número de acanaladuras, que no presentan arista viva, y capitel, formado por dos volutas, cojinete y ábaco, ornamentados con ovas y flechas. El entablamento es menos alto; el arquitrabe con tres bandas lisas en resalte, que se denominan platabandas; friso, que a veces falta, decorado con relieves y cornisa, con dentículos y decoración de flecha y ovas.

CORINTIO: Aparece a fines de siglo V a. C. No constituye un orden de arquitectura, sino que es una variante del jónico, cuya principal diferencia era el capitel y en la mayor riqueza en la ornamentación. Hay dos tipos de capiteles: uno, formado por una serie de ocho hojas de acanto, de las que surge un segundo orden de hojas acuáticas, sobre las que descansa un ábaco cuadrado extremadamente fino, y otro, formado por dos series de hojas de acanto, superpuestas, de las que surgen ocho caulículos que forman dos volutas convergentes en cada ángulo y otras más pequeñas en los centros, sobre los que se colocan palmetas. descansando sobre ellos el ábaco ornamentado.

















EL TEMPLO
El templo griego está destinado exclusivamente a alojar la estatua de la divinidad. No está destinado a la congregación de fieles, por lo tanto, es de reducidas proporciones. Consta de una sala rectangular (naos o cella) donde está la imagen, un pórtico (pronaos) y, a veces una cámara en la parte posterior (opistogomos).

Hay distintos tipos de templos según el número de columnas colocadas al frente:  será tetrásilo (4), exástilo (6), octásilo (8) o decástio (10). En los lados mayores, el número de columnas suele ser igual al doble más uno del número de columnas colocadas al frente.
Si solo tiene pórtico en un frente, se llamará próstilo; si en los dos, anfipróstilo. Cuando está rodeado de columnas exentas, períptero; si son dos filas, díptero; cuando las columnas están adosadas en lods lados mayores, pseudoperíptero; circular con columnas, monóptero; careciendo de columnas, äptero. Sin cubierta, hípetro.

PERÍODO ARCAICO
En el período arcaico se distinguen dos órdenes fundamentales en la arquitectura griega: el dórico y el jónico.
TEMPLOS DÓRICOS: Se extienden por el Peloponeso, Creta, Tesalia, Sicilia e Italia meridional.
El templo primitivo, (siglos VII y VI a. C.) es de ladrillo y madera, que va siendo sustituida paulatinamente por la piedra que hereda sus formas. Ejemplo típico es el templo de Hera en Olimpia.
En la primera mitad del siglo V a.C. el templo dórico adquiere ya unas formas físicas, y cuyos ejemplos característicos son el templo de Poseidón, en Paestum, análogo y contemporáneo al templo de Zeus, en Olimpia, construido hacia 460 por Libón de Elea con la cella dividida en tres naves por dos series de columnas, y que cobijaba la famosa estatua criselefantina de Zeus, obra de Fidias.
Recreación templo de Zeus

Restos templo De Hera en Olimplia
TEMPLOS JÓNICOS: Se extienden por las costas jónicas del Asia Menor e islas del mar Egeo. Los Son ejemplares de los primeros tiempos los de Neandria, con columnas con capitel eolio, y los de Larisa y Lesbos, y el Tesoro de Sifnos, en Delfos, con friso con relieves y cariátides al frente, que sustituyen a las columnas.
Al siglo VI a.C. corresponden templos de proporciones gigantescas que se elevan en Jonia; son el de Artemision, de Éfeso (obra de Chersifonte de Creta y Metágenes), el Heraion de Samos y el Didymeion de Mileto, dípteros, cuyas colosales dimensiones imposibilitan la cubierta, siendo por tanto, híptero, salvo el edículo central, en la naos, que cobijaba la estatua de la divinidad.

PERÍODO CLÁSICO
CONSTRUCCIONES EN LA ACRÓPOLIS ATENIENSE: Los estilos dórico y jónico, que se desarrollaron independientemente y en zonas geográficas bien delimitadas, alcanzan sus mejores realizaciones en el siglo V a.C. con la hegemonía ateniense. Durante el esplendor de Atenas, su acrópolis se llena de los edificios más bellos del arte griego. Junto al Parthenón, obra maestra del dórico, se alzan las mejores obras del estilo jónico, como el Erecteion o el pequeño templo de Atenea Niké.

EL PARTHENÓN
Comenzado en el 447 a.C y terminado hacia el 437 a.C. Sus arquitectos fueron Ictinos y Callicrates. Es un templo dórico, octástilo, períptero, con cella precedida de un pórtico exástilo y dividida en la naos propiamente dicha, donde se hallaba la estatua de oro y marfil Atenea (diosa patrona de Atenas), obra de Fidias, en teoría con columnas en torno, y al fondo el opistodomos o sala de las vírgenes, que da nombre el templo.
Construido con mármol extraído del monte Pentélico, colocados sin argamasa alguna, reforzados a veces por grapas de metal. El Parthenón es un ejemplo de la maestría que alcanzaron los arquitectos griegos en la construcción de templos; en él, para efectos visuales, ni los entablamentos ni el basamento son rectos, sino ligeramente convexos; los intercolumnios no mantienen siempre las mismas distancias ni las columnas son todas de las mimas dimensiones, sino que las de los ángulos son más gruesas.
La decoración escultórica se extendía por frontones, metopas y por inspiración jónica, en e friso corrido en el exterior de la cella.





















LOS PROPILEOS
Es el edificio más original de la arquitectura dórica del siglo V a.C. Construido entre 437 y 432 por el arquitecto Mnesicles, consta de dos  pórticos unidos, dórico el exterior y jónico en el interior, con seis columnas por cada lado, comprendiendo el plan dos grandes alas, flanqueando el pórtico orienta y otras dos pequeñas el occidental, que no llegaron a ejecutarse. Una de las alas mayores se destinó a Pinacoteca.









TEMPLO DE ATENEA NIKÉ
Pequeño templo tetrástilo de proporciones elevadas, magnífico ejemplar del orden jónico. Construido por Callicrates, dedicado a la Victoria Aptera ateniense.











EL ERETEION
Obra maestra del jónico. Por la complejidad lo hace una excepción entre los templos griegos. Construido entre 420 y 407 a.C. por el arquitecto Filocles teniendo en cuenta el fuerte desnivel del terreno. Dedicado a tres divinidades (Atenea, Poseidón y Erecteo) en su lado oriental hay un pórtico exástilo, núcleo principal al que se añaden, al norte, un pórtico tetrástilo, núcleo principal, y al sur, la célebre tribuna de las Cariátides. Junto a él estaba el Pandroseaum, donde estaban los olivos sagrados.










EL TESERION
En la parte baja de la Acrópolis, dedicado a Hefaistos. Contemporáneo del Parthenón, pero de otros arquitectos. Dórico, exástilo y períptero, con friso corrido en la pronaos y opistodomo.

OTRAS CONSTRUCCIONES FUERA DE ATENAS: A fines de siglo aparecen las primeras manifestaciones de corintio en el templo de Bssae y el tholos de Delfos, con diez columnas corintias adosadas a la pares interior, colocadas sobre un alto zócalo de calcárea negra. Pertenecen a este estilo el tholos de Epidauro y el monumento corágico de Lisícrates, en Atenas, obra del siglo IV a. C. Fuera de Atenas, tienen una importancia capital los numerosos edificios que se construyeron en los principales santuarios, como los de Olimpia, Delfos, Eleusis, Epidauro y Delos.

CONSTRUCCIONES CIVILES
El teatro griego aprovecha las condiciones naturales del terreno, acomodando las gradas para el público en la pendiente de una colina, y entorno a la orchestra, circular para las evoluciones del coro, y al fondo, la escena con su proskenión, y la skená propiamente dicha, con decoración arquitectónica fija, como en los teatro de Epidauro, Dionisios y Megalópolis.
Quedan vestigios de otras construcciones para reuniones, como el Telesterion, de Eleusis, formado por una sala cuadrada con gradas solo en tres lados, y en cuarto, tribuna de la que parten series de columnas divergentes que sostienen la cubierta.

PERÍODO HELENÍSTICO
Aquí el centro arte griego se desplaza hacia las nuevas capitales del helenismo. La conquista de Oriente modifica el espíritu griego, se tiende hacia las concepciones grandiosas, al colosalismo en las proporciones, al lujo ornamental. El orden dórico se va abandonando por su extremada severidad. Se emplea en ocasiones el capitel corintio con entablamento dórico. Aun el propio capitel corintio se enriquece colocando en los ángulos de figuras animales. Se adopta tipos orientales para ornamentar, como el capitel palmiforme. En la cubierta se emplea en algunas ocasiones (edificios octogonales y circulares) la bóveda.

Entre los grandes templos construidos se destacan: el de Zeus, al pie dela acrópolis ateniense, de más de cien metros de longitud, comenzado en el siglo II a.C. y que no habrá de terminarse hasta tiempos de Adriano. En Jonia se emprende asimismo la construcción de grandes templos, como el Didymeion, extremadamente decorado.
Pero, son quizás los conjuntos urbanístico lo más interesantes. Concebidas en grandes proporciones, se erige las grandes ciudades helenísticas con un plan preestablecido, con tipos de casa que luego adoptarán por Roma; grandes plazas rodeadas por pórticos con columnas, en unos casos para esparcimiento, y en otros para el comercio. Algunas ciudades helenísticas se distinguían por sus monumentos: Pérgamo, por sus palacios y santuarios, entre los que destacaban el gran Altar de Zeus, con pórtico jónico tetrástilo en la parte superior y el gran podium, con la Gigantomaquia en la parte inferior; y Alejandría por su gran torre del faro a la entrada del puerto, erigida en 280 y conocida por sus múltiples descripciones y reproducciones en monedas.
Recreación Altar de Zeus en Pérgamo




Fuentes: Historia del Arte 11a edición. José María de Azcarate
               http://apuntesdehistoriauniversal.blogspot.com.uy/2012/12/sir-arthur-evans-y-el-palacio-de-cnosos.html
               Imágenes de Google
               https://www.youtube.com/watch?v=4XJd88cTRsU


miércoles, 17 de mayo de 2017

Sistema de Flotas y Galeones y Sistema de Puerto único

 COMERCIO ENTRE ESPAÑA Y AMÉRICA

Para poder controlar mejor todos los productos y en especial el oro y demás metales preciosos salidos de América, la Corona española necesitó emplear sistemas que le permitieran llevar adelante dicho control.
Para evitar que los piratas y corsarios atacaran los barcos mercantes españoles que iban y venían de América, la Corona decidió crear el SISTEMA DE FLOTAS Y GALEONES. Mediante este sistema, todos los barcos mercantes debían navegar en convoy (grupo de barcos) bajo la protección de barcos de guerra. Desde 1564 este sistema se organizó en dos grandes convoy:

La flota: estaba formada por varios barcos mercantes (con algunos cañones) que estaban custodiados por dos galeones fuertemente armados. Estas barcos salían una vez al año de Sevilla (entre abril y mayo) con destino a Veracruz, en el Virreinato de Nueva España (México).
Los galeones: Sistema de varios navíos mercantes y una armada de galeones. Una vez al año, entre julio y agosto, estas embarcaciones partían de Sevilla hacia Portobelo (con escala en Cartagena de Indias, Colombia), donde se realizaba una importante feria a la que acudían los comerciantes limeños para comprar los productos españoles (vino, finos textiles y otros). Luego, estos comerciantes trasladaban por tierra los productos adquiridos hasta Panamá, embarcándolos hacia el puerto del Callao (Perú) y de ahí los distribuían por todo el virreinato peruano. Desde allí, también partía a lomo de burro hacia el Río de la Plata, encareciendo los productos, que llegaban en mal estado, hasta un 600%

El complemento de este sistema de flotas y galeones, es el SISTEMA DE PUERTO ÚNICO, ya que los convoys solamente podían salir de los puertos españoles autorizados de Sevilla y más tarde de Cádiz. Partían entre una o dos veces al año, y estos barcos sólo tenían la autorización de recalar en tres puertos habilitados, el puerto de Veracruz en México, el de Portobelo en Panamá, y el de Cartagena en Colombia.
Después de realizado el comercio, las distintas flotas se reunían en La Habana y regresaban España bajo la protección de las naves de guerra (galeones).
El sistema de flotas y galeones, y los puertos únicos, hacían que todo el comercio fuera extremadamente lento y complicado. Esta forma de comercialización favorecía notablemente a los mercaderes españoles y a los puertos que estaban autorizados, pues al controlar la cantidad y calidad de los productos podían fijar también los precios, que algunas veces eran de 300 a 400% mayores que en España. Esta situación era, obviamente, contraria a los intereses de los comerciantes de las colonias, porque además de los precios inflados debían pagar a la Corona una serie de impuestos, entre ellos el de avería.
Esta situación alertó a los comerciantes ingleses, portugueses y holandeses que trataban de entrar al lucrativo mercado americano.
Por más que la Corona española trató de prevenir la acción de los piratas y corsarios, la realidad hacía que fuera muy difícil poder detenerlos.
A todo esto hay que sumar el Contrabando (ir en contra del Bando Real) especialmente en zonas fronterizas del imperio español y el portugués, tal es el caso del Río de la Plata, agravado porque la producción española era insuficiente para abastecer a la población americana, teniendo muchas veces que comprar al extranjero productos ya manufacturados, los que debían pagar en oro, por lo que así se perjudicaba la economía mercantilista de España, al no poder retener los metales preciosos.

DATOS: Piratas y corsarios
Los piratas eran aventureros que asaltaban los puertos y embarcaciones españolas en América buscando joyas y metales preciosos. Cuando los reyes europeos  estaban en guerra, solían recurrir a los piratas para hostilizar a la armada enemiga y les concedía un permiso para asaltar a los barcos enemigos con la condición de que le entregaran la mitad del botín. Este contrato entre un rey y los piratas se llamaba «patente de corso», y el pirata que lo aceptaba, corsario. Entre los siglos XVI y XVII, Inglaterra, Francia y Holanda atacaron flotas y puertos españoles y se apoderaron del tesoro americano a través de sus corsarios.


Fuentes: Libro Pensar la Historia de 2do Año
             kapipedia.com
             Imágenes de Google

viernes, 12 de mayo de 2017

TRABAJOS DE 1er AÑO 2017

TRABAJOS DE PRIMER AÑO 2017

INTERPRETAMOS LA 
PREHISTORIA



jueves, 11 de mayo de 2017

TRABAJOS DE 3er AÑO 2017


TRABAJOS DE TERCER AÑO

HISTORIAS SOBRE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL
2017






lunes, 1 de mayo de 2017

Arte del Renacimiento

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES
Ya hemos repasado las características del Renacimiento, ahora nos concentraremos en el arte de esta época.
Se trata de la recuperación del arte grecolatino con el estudio de las proporciones y movimientos de los cuerpos en el espacio. Se intenta emular a la Antigüedad para perfeccionar las obras artísticas del Renacimiento.
El Hombre es tomado como centro de todas las cosas, al que se le muestra como un ser bello, digno de ser admirado, hecho por el cual se lo representa preferentemente desnudo.
Los temas tratados  se refieren a la religión, mitología, formas clásicas, y a exaltar la naturaleza, la que se convierte en el eje de observación del mundo junto con el hombre.  Se busca el máximo realismo en la representación.
Los artistas miraron hacia atrás y aprovecharon las enseñanzas del arte clásico y al hacerlo, tuvieron conciencia de estar inaugurando una nueva época, de que habían roto decididamente con el pasado inmediato y de que siguiendo los modelos antiguos, estaban rescatando el arte de la imparable decadencia en la que se había visto sumido durante los siglos medievales.
Se incorporan nuevas técnicas y medios pictóricos: la pintura al óleo, la tela como soporte, los esbozos preparatorios (posibles gracias a la técnica de la perspectiva, y a la mejor calidad del papel y de los medios de escritura), etc
Hasta entrado el siglo XV la palabra “artista” era usada para nombrar a los estudiantes de las artes liberales y no para un pintor y escultor.  Pero los artistas como Ghiberti durante el siglo XV y XVI se emanciparon de la programática teológica dándole al concepto “artista” su significado moderno, el ser artista denota un ascenso de estatus social. Los artistas empiezan a firmar sus obras.

La invención del retrato era un reflejo de la condición social del personaje (como era entendido en la Edad Media) y era un reflejo del individualismo de la sociedad renacentista.
perspectiva:-Arquitectura: Filipo Brunelleschi.-Pintura: Masaccio



-Introducción de la  PERSPECTIVA
Se trata de la disminución del volumen y precisión de las formas y contornos de acuerdo con la distancia al primer plano, mediante la introducción de elementos arquitectónicos clásicos.
Principios de la perspectiva



• Es el intento de plasmar la realidad tal y como es.
• Los autores que introdujeron la perspectiva en el arte fueron:

En las pinturas del Renacimiento se observa un detallado estudio del cuerpo humano, resaltando su anatomía y proporción, y la aparición del escorzos (figuras dispuestas perpendicularmente al observador).
La perspectiva se manifiesta en la representación en un plano de la profundidad, que consiste en la reducción progresiva de los objetos a medida que se alejan del ojo del espectador.
De este modo se produce la ilusión de lejanía espacial con puntos de fuga.
Punto de fuga
Observemos un ejemplo con una obra emblemática de Leonardo da Vinci, "La última cena".








Obra de Leonardo da Vinci (1495-1497) 





       Observemos las diferencias con la obra de Soriguerla en el siglo XIII.


En las pinturas se observan paisajes, temas religiosos y elementos arquitectónicos, así como también una creciente importancia de los retratos.
Capilla Sixtina
Miguel Ángel
Tema religiosos

"El pecado original"
Miguel Ángel
Empleo de la naturaleza
                                                                                           
"Julio II"
Rafael
Ejemplo de retrato
Es muy común la utilización de la técnica del claroscuro que consiste en definir los contornos a través de los contrastes entre las zonas iluminadas y las sombreadas, y también  la técnica del sfumato, que proporciona a las  pinturas un efecto vaporoso que se obtiene por la superposición de varias capas de pintura extremadamente delicadas, proporcionando a la composición unos contornos imprecisos, y le da un aspecto de vaguedad y lejanía, haciendo evidente el efecto que la distancia y el ambiente tiene en la percepción de los objetos. El inventor de esta técnica fue Leonardo da Vinci, y un ejemplo clásico es la pintura considerada más famosa de la historia, la Mona Lisa (o Gioconda) y su misteriosa sonrisa.
Haz click en la imagen y verás los detalles del sfumato

Las técnicas empleadas son: pintura al fresco, que consiste en aplicar los pigmentos  minerales adecuados, simplemente disueltos en agua, sobre un muro previamente preparado con mortero de cal cuando aún está fresco, de ahí el nombre de la técnica. También está la pintura al óleo, en el que se aplican colores disueltos en aceites secantes sobre una superficie para poder pintar, contrastando con la técnica de antaño que utilizaba pintura al temple, que mezclaba los pigmentos con yema de huevo, generando una mezcla fina, resistente y de muy rápido secado.



Las esculturas alcanzan plena independencia respecto a los edificios arquitectónicos, a diferencia del arte medieval.
Se exalta el cuerpo humano con un gran interés en el estudio anatómico, con el objetivo de alcanzar la belleza y equilibrio aplicando las proporciones estéticas adecuadas.
Además las figuras adquieren cierto movimiento, mediante el empleo de líneas curvas.
El David
Miguel Ángel


Predominan las líneas curvas que hacían volver a la tradición griega y se usan esquemas geométricos simples. Hay una tendencia al monumentalismo (gusto por las obras de grandes dimensiones y de concepción laboriosa)
Se aplican las leyes de la perspectiva para dotar a las obras de una mayor profundidad y una apariencia parecida a la real.
La pietá
Miguel Ángel















Se vuelven a realizar los monumentos ecuestres, prácticamente desaparecidos desde los romanos.
Los temas representados combinan la influencia de la cultura grecolatina con las imágenes religiosas cristianas.
Los materiales utilizados mayormente son mármol, bronce y madera.
Entre los máximos escultores renacentistas italianos encontramos a Ghiberti, Donatello, Verrochio, Miguel Ángel y Cellini.




La arquitectura del renacimiento se inspira mas en su antecedente romano que en el griego, seguramente por su proximidad y monumentalidad.
De los griegos se toma el cánon estético de los órdenes arquitectónicos (forma y diseño particular de las columnas) dórico, jónico y corintio.


Construcción de un arco
De los romanos tomarán el arco de medio punto, bóveda de cañón y cúpulas.  
Arco de medio punto

Distintos tipos de arcos
Los conocimientos alcanzados sobre las leyes de perspectiva hicieron posible obras arquitectónicas simétricas y regulares donde las líneas de perspectiva confluían en un único punto central del que se podía observar todo el edificio simultáneamente.


El urbanismo moderno como intento de racionalización de las ciudades, comenzó con el Renacimiento, aunque en la práctica se realizó únicamente en las plazas.
Venecia

Florencia
Las construcciones más importantes fueron: la iglesia (predominaron de planta de cruz griega y las circulares) y el palacio.  También destacaron la villa (mansión de campo para descansar o dedicarse a la explotación del campo) y la fortaleza (edificaciones con funciones exclusivamente militares) y hasta hospitales.
 

 


Entre los arquitectos más importantes están Brunelleschi, Michelozzo, Alberti, Bramante, Paladio y Miguel Ángel.

                 http://es.wikipedia.org/
                 http://www.claseshistoria.com/

                        NO OLVIDES DEJAR UN COMENTARIO Y/O SUGERENCIA