domingo, 7 de enero de 2018

Fuerte San José

FUERTE SAN JOSÉ - FUERTE DE GOBIERNO - PLAZA ZABALA

FUERTE SAN JOSÉ DE MONTEVIDEO
La Banda Oriental, región marginal del imperio español, fue desde el siglo XVI "tierra sin ningún provecho", hasta ya entrado del siglo XVII. Fue una zona de disputa entre los imperios ibéricos, el ganado introducido por el gobernador de Asunción, Hernandarias, convirtió estas tierra en "minas de cuero".
Puerta de entrada hacia las regiones del Alto Perú y Perú, de la defensa de la zona platense dependía la suerte de esos territorios.
El rey Felipe V, le sugirió insistentemente al gobernador de Buenos Aires, Bruno Mauricio de Zabala, poblar estas zonas de la llamada bahía "de Montevideo': "...para que ni Portugueses, ni otra nación alguna se apodere ni fortifique estos parajes y que solicitéis poblarlos y fortificarlos vos en la forma y con la brevedad que pudiéredes dándome cuenta de lo que sobre esto obreis" (Real Orden del Rey Felipie V de España al gobernador de Buenos Aires Bruno Mauricio de Zabala)

Ante la invasión de los portugueses en 1723, se vio obligado a construir un nuevo enclave español, pero una vez desalojados los ocupantes portugueses, se ordena levantar una batería provisoria de seis cañones, la de San Felipe, que luego se transformarán en el Fuerte San José; en la punta del noroeste de la península y un fuerte (hoy Plaza Zabala).

Las primeras defensas provisorias fueron diseñadas por el ingeniero militar Domingo Petrarca, quien también proyectó la primera urbanización y dibujó los primeros planos, antecedieron a la ciudad.
Fueron construidos tanto para defender la bahía de amenazas extranjeras como para asegurar el dominio del territorio y salvaguardar los intereses económicos que en la Banda Oriental habían ido tomando fuerza.
“La Obra de este Fuerte … el Dia 22 de Abril se ha comenzado a trabajar el Fuerte y se ha concluido a fin de Diziembre del año de 1725 incluso las obras interiores del Fuerte…” (Petrarca, 1727). 
Domingo Petrarca, nació en Vizcaya en 1690, y se graduó de ingeniero en 1716. Llegó al Río de la Plata en 1717 trabajando como ayudante del también ingeniero militar Bermúdez de Castro, en la comitiva de Zabala

Planos de Domingo Petrarca
El fuerte, en cuanto a su posición (así como la actual plaza Zabala), no seguía la forma de damero que los españoles implantaban en las ciudades fundadas en América, por lo que aparece como "rotada"  de Norte/Sur, con respecto al resto de las manzanas proyectadas. Se construyó el fuerte "de tierra y fajina" (es decir, de barro y ramas, con lo que lograba detener las balas de los cañones)

La mano de obra estuvo a cargo de unos mil indios tapes llegados de las Misiones Jesuíticas del Paraguay en marzo de 1724, los que seguramente recibieron mal pago y azotes. El antropólogo Renzo Pi Hugarte investigó que a los guaraníes que trabajaron en la construcción se les daba una mínima paga de un real y medio, de ahí venía la expresión "jornal de tape" como sinónimo de muy poco.
Petrarca también fue auxiliado por el Maestro de obras de Juan de la Encina y por el Teniente de la primera guarnición Gabriel Montero. Los pobladores canarios y peones, algunos delincuentes desde Buenos Aires, también participaron en la tarea.

Fuerte San José
Domingo Petrarca, en una carta al gobierno de Madrid, escribió poco antes de morir que se había endeudado en $3.500 en Montevideo, y que había "donado" para levantar construcciones de Colonia del Sacramento y el Fuerte de Ensenada de Barragán en Buenos Aires.
También aportó económicamente el Capitán Pedro Millán, quien hiciera los repartos de solares y chacras a los primeros pobladores de Montevideo.

CASA DE LA GOBERNACIÓN O FUERTE DE GOBIERNO
El Fuerte San José, si bien en sus orígenes fue proyectada para cumplir funciones de defensa, a finales del S XVIII, fue absorbida -manteniendo su atípica orientación- por el nuevo amanzanamiento de la ciudad colonial, perdiendo así su razón militar, pasando entonces a desempeñarse como sede de los diferentes gobernadores y alojamiento de reparticiones públicas. 
Entrada del Fuente de Gobierno

La entrada principal del edificio se orientaba hacia el norte enfrentado a la manzana que actualmente ocupa el actual Palacio Taranco.  
Era un sólido edificio bajo, con techo de teja, construido en cuadro. La portada, de tosca apariencia, miraba al norte. Entrando, a la izquierda, se hallaba el cuerpo de guardia, siguiéndole la oficina de la tesorería, con el año de su fundación en relieve sobre granito: 1768. A la derecha, la oficina de servicios indispensables, y un lienzo de pared al principio hasta la esquina de oeste, donde años después se edificó de altos, de azotea.
En el costado sur estaba el gran galón de gobierno hacia el oeste. Al lado, en el centro de ese frente, la Capilla del Gobierno. Sobre la portada de la Capilla había un reloj de sol. A la derecha de la capilla seguían otros compartimientos. Por el este y oeste estaba todo edificado, formando cuadro, teniendo allí la habitación del Gobernador, y sirviendo otras para oficinas.
Una calzada de piedra conducía desde la portada hasta la Capilla y Sala de Gobierno. En la esquina del costado oeste al sur había una segunda puerta que daba entrada a un patio interior que comunicaban las habitaciones del Gobernador y otras para el alojamiento de los asistentes. Seguía una azotea con mirador donde se enarbolaba la bandera.  

El 1808 empezó a edificarse de dos pisos la parte del frente hacia el oeste, cuya obra aun seguía el año 12, habiendo sufrido interrupciones con motivo del asedio de la plaza. La espaciosa escalera que conducía a los altos, estaba situada en un especie de recodo, pasando la portada y el cuarto del oficial de guardia.
En el cuerpo bajo de esa parte, se colocó una imprenta, regalada por la princesa Carlota de Borbón en 1810; y más tarde, en 1816, en el gobierno de Artigas se estableció la Biblioteca Pública.
El año 1818, se creó el Tribunal de Apelaciones, dominando los lusitanos, se destinaron los altos para el tribunal y sus oficinas, y se desalojaron los bajos que ocupaba la Biblioteca y la imprenta para darles otro destino. La imprenta se trasladó al Cabildo y la Biblioteca a un rincón en calidad de depósito.
Pero en 1822 la parte este del edificio del Fuerte, se estableció la Escuela Lancasteriana, gratuita.

PLAZA ZABALA
Ya comenzado el Uruguay independiente, entre 1830 y 1880, fue sede del Poder Ejecutivo, hasta su demolición por decreto de Lorenzo Latorre, estableciendo que dicho solar se transformara en plaza pública, hoy Plaza Zabala. 
Esta decisión se alineó con la tendencia urbanística que otorgaba especial interés a la creación y diseño de espacios públicos (plazas, parques y jardines), espíritu conocido como “Belle Epoque”, que aspiró a asemejar a Montevideo al ideal de ciudad-jardín europea, sumado a una valoración higienista de estos espacios verdes considerados como pulmones de la ciudad. 

La Plaza Zabala, fue diseñada por el paisajista francés Edouard André e inaugurada en 1890, se caracterizó desde su creación como un espacio enjardinado inmerso en un tejido urbano densificado como lo es la Ciudad Vieja.

El carácter singular de la Plaza Zabala y su entorno, se fundamenta en múltiples características:

-su emplazamiento original, girado con respecto al resto del damero de nuestro casco histórico, el cual no responde a un hecho urbano planificado, sino a la orientación que presentaba el “Fuerte”, una de las primeras construcciones militares levantada en la península a inicios del siglo XVIII;  

-su relevancia histórica y arqueológica, testimoniada a través de evidencias materiales únicas y excepcionales del mencionado Fuerte y Casa de los Gobernadores contenidas en el sustrato subyacente;

-su característica de jardín contenido dentro de una trama urbana densificada, lo que lo diferencia a nivel urbano del resto de las plazas de Montevideo; 

-su condición introvertida dada por su lateralidad con respecto a las vías de tránsito más importantes, sus accesos oblicuos, su dimensión menor con respecto al resto de las manzanas, límites físicamente definidos;   

-la calidad arquitectónica de las construcciones del entorno, tales como el Palacio Taranco, casa de M. Sáenz de Zumarán, y otros edificios de diseño destacado; 

-su apropiación social de la plaza por parte de vecinos, trabajadores y turistas, como espacio de ocio, descanso, recreación y turismo. 

En síntesis, este calificado y significativo espacio público, se destaca a nivel patrimonial por sus valores históricos, urbanos, paisajísticos, ambientales y culturales. 

En un proyecto de remodelación de la plaza, por parte de la Intendencia de la ciudad de Montevideo, es que se realiza el hallazgo de los cimientos del antiguo Fuerte diseñado por Domingo Petrarca, por lo que la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, y la División Espacios Públicos, del Departamento de Desarrollo Urbano, procurarán adoptar este gran hallazgo para sumarlo a la oferta de nuestro patrimonio nacional.








                                  



 Fuentes: 
-Libro "ÉRAMOS TAN FUERTES Historia y misterios de las murallas de Montevideo, de Alejandro Giménez Rodríguez
-http://www.elpais.com.uy/informacion/hallan-restos-casa-gobernadores-primeros-presidentes.html
-http://www.patrimoniouruguay.gub.uy/innovaportal/v/105186/68/mecweb/hallazgos-en-ciudad-vieja?3colid=102021              
-http://letras-uruguay.espaciolatino.com/de_maria/fuerte.htm 
-http://www.montevideo.gub.uy/institucional/noticias/se-hallaron-restos-del-primer-fuerte-de-montevideo







lunes, 4 de diciembre de 2017

Apostadero Naval de Montevideo, Patagonia e Islas Malvinas

APOSTADERO NAVAL DE MONTEVIDEO, PATAGONIA E ISLAS MALVINAS

Las instalaciones del Apostadero Naval fueron un complejo militar no fortificado que ocupaba toda una manzana. Fue un edificio construido en etapas, reformando y reutilizando construcciones previas o agregando nuevas.
Se destacaban uno o dos galpones, conocidos como "Barracón de la Marina", que servían para mantener las naves de guerra, por ellos se conoce como "Atarazana"; también contaba con una especie de edificio de oficinas, para funciones administrativas y políticas. A su vez, había una construcción tipo barracas, que bordeaba tres de las cuatro lados de manzana, cerrando el predio.
Solo han llegado al presente uno de los barracones y el cuerpo central del Apostadero.
Hoy se le conoce con distintas denominaciones: Atarazana, Barracón de la Marina, Almacenes de la Marina, Arsenal, Apostadero Naval, Aduana Vieja, Hospital de la Marina y Hospital del Rey.
Facha del Apostadero hace décadas
Fachada del Apostadero en la actualidad
UBICACIÓN DEL PREDIO
Cuando se funda Montevideo, las primeras seis cuadras de la nueva ciudad, fueron hechas por el Capitán de Ingenieros Domingo Petrarca en 1724, realizado de emergencia, para albergar las primeras familias que venían de Buenos Aires.
Si bien Montevideo no estaba habilitada como puerto comercial (regía el sistema de puertos únicos) la ubicación de estas manzanas sobre el desembarcadero ya anticipa el rol que va a desempeñar el puerto en el futuro de esta población.
EN 1726, llega un segundo contingente de pobladores, desde las Islas Canarias, por lo que el Capitán Pedro Millán, sumó 26 nuevas "quadras". Más tarde agregó una séptima, para incluir la capilla de los jesuitas. Pese a sus notables condiciones naturales Montevideo no fue concebida como ciudad puerto, sino como ciudad mediterránea, y eso es lo que intenta regularizar Millán.
Finalmente, en 1729, se realiza un tercer trazado para la planta urbana de Montevideo, a cargo de Domingo Petrarca, siendo las transformaciones más importantes, las relativas a la ubicación de la Plaza Mayor y edificios como la Iglesia y el Cabildo.  

La manzana ocupadas por las instalaciones del Apostadero Naval no formaba parte de los trazados fundacionales de Montevideo, sino que se adicionó con posterioridad cuando la ciudad se expande a intramuros.
El Apostadero se ubica sobre la franja de de terreno entre la primer hilera de manzanas delineadas en 1724 y la bahía, a algo más de 100 metros aproximadamente  del desembarcadero o "Puerto Chico". Ese terreno había permanecido a la Compañía de Jesús, y que entre el edificio  y el espejo de agua (que antes de poner los rellenos llegaban hasta la rambla) se localizaba la Plaza de la Recoba del viejo muelle portuario.

DESARROLLO HISTÓRICO
Pasada la mitad del siglo XVIII, el interés de las potencias marítimas europeas por establecerse en el Atlántico crece tanto, que en 1764 el explorador Louis Antonine de Bougainville, en nombre del rey Luis XV, funda el puerto de Saint Louis en las islas Malvinas, considerándose la primer ocupación de ese territorio. Allí llegan pobladores de las islas Malouines, del que deriva el nombre actual. Con el Tratado de San Ildefonso, las posesiones son devueltas a España, cambiando el nombre a Puerto Soledad. Hasta ese momento los españoles no se habían establecido en las islas Malvinas.
En 1765, el comodoro inglés John Byron funda Puerto Egmond, reclamando las tierras para Inglaterra, pero en 1774 se retiran del lugar luego de un conflicto militar y diplomático con España.
Es entonces que los españoles llevan una flota al mando de Juan Ignacio de Madariaga, con seis unidades transportando cada una, además de tripulación, 260 soldados, haciendo escala en Montevideo. 
La corona decide instaurar un sistema de guardias permanentes sobre las islas, destinando dos fragatas al puerto de Montevideo para custodiar las Malvinas, las que debían rotar alternadamente, mientras una patrullaba en las islas, la otra se aguardaba en Montevideo.

Otro frente de disputa eran los portugueses, acrecentado desde la fundación de Colonia del Sacramento en 1680. Pero a partir de 1767 los portugueses inician una serie de incursiones militares en el Río de la Plata, atacando hasta buques de guerra de la marina española en 1776, lo que provocará una gran reacción española.
Por un lado se creará el Virreinato del Río de la Plata, con su primer virrey Pedro Antonio de Cevallos, anteriormente gobernador de Buenos Aires. A su vez, el rey Carlos III organiza una gran expedición para reconquistar territorios, primero la isla de Santa Catalina y de allí a Colonia del Sacramento. Una vez reconquistada, se dirigen a Montevideo. La muerte del rey José I de Portugal, que lleva al trono a la hija del rey español, produjo la firma de un Tratado Preliminar de Límite, volviendo Colonia a los españoles.

El rápido apogeo militar del puerto de Montevideo, se vio favorecido a su vez, por la liberación del comercio, ya que el Reglamento de Libre Comercio de 1778, mantuvo el monopolio comercial español pero amplió el número de puertos en los que se podía comerciar a 13 de España y 24 en América incluidos los de Buenos Aires y Montevideo.
Gracias a esto, el tráfico marítimo y fluvial en las colonias se intensificó notablemente en el puerto de Montevideo, aún mayor que el de Buenos Aires, explicado por el orden geográfico, por el abrigo natural de la bahía, como por su ubicación en una zona más marítima que el de Buenos Aires, y de relativo fácil acceso.
El desarrollo del comercio trajo un gran crecimiento económico de Montevideo, gracias a las riquezas acumulados por los agentes comerciales, se sumará la creación dela Real Aduana de Montevideo en 1779.
Desde 1791 el puerto de Montevideo tuvo el monopolio para la introducción de esclavos en esta parte del continente.

CREACIÓN DEL APOSTADERO
En 1776, como parte de la estrategia de defensa de la costa Atlántica, la Corona crea el Apostadero de Montevideo, Patagonia e Islas Malvinas, que en 1778 extendió su jurisdicción al Golfo de Guinea, en las costas de África/
El Comandante Naval (quien regía el Apostadero) era prácticamente la segunda autoridad española en estas tierras.
Las primeras edificaciones en la manzana del apostadero que se tienen conocimiento, son los Almacenes o Barracón de la Marina, construidas entre 1750 a 1767.
El Barracón de la Marina era un depósito y taller de reparaciones navales al servicio de la pequeña flota española en el puerto de Montevideo y en el Apostadero Naval, por lo que servía a buques desplegados a lo largo y ancho del Atlántico sur. Por eso en algunas ocasiones se le denominra Atarazana.
En 1776, frente al inminente arribo de la expedición de Ceballos, con más de 100 naves y 9000 hombres, se decide construir un cuartel para alojamiento y que sirviera de base para la instalación del Apostadero Naval de Montevideo, Patagonia e Islas Malvinas. Para ellos se utiliza el predio del Barracón, estratégicamente ubicado por su proximidad al puerto.

En una nota anónima publicada en el diario El Día en agosto de 1973, sin mencionar la fuente, describe que el Barracón "estaba integrado por dos amplios locales laterales, de dos plantas, unidos en su frente sobre la calle por otro donde se disponía oficinas, cuartos de oficiales y cuerpo de guardia. En el medio quedaba un extenso patio de piso de piedra. Las puertas de los depósitos situados en la plata alta, daban a una angosta pasarela sobre la cual se disponían gruesos maderos provistos de roldanas y ganchos, aptos para facilitar el manejo de mercaderías en función de guinches." Esta descripción no solo es del barracón, sino que incluye confundiendo, a las instalaciones del Apostadero.
El Catastro de Capurro, realizado en dos etapas entre 1865, 1867 (Ciudad Vieja) y 1870-1871 (Ciudad Nueva) es un valioso documento, casi un siglo después de construido el Apostadero. Allí se evidencia el parcelamiento de la manzana realizada tras la Guerra Grande, y se ve un marcado proceso de sustitución tipológica y edilicia en un altísimo porcentaje de los predios, con amplio predominio de la casa estándar.
Se observa que el Barracón (reconocible por su posición inclinada respecto del borde de la manzana) tenía un largo mucho mayor que el actual, ocupando dos padrones. Seguramente, la sección posterior, hoy desaparecida, permaneció en pie por más de un siglo.

El Apostadero comenzó su existencia con gran agitación, pero la intensidad declinó rápidamente, con varios metros cuadrados de construcción sin uso, por lo que un sector de sus galpones fue adaptado hacia 1779, para instalar provisoriamente el Hospital del Rey u Hospital de la Marina.
Ya en junio de 1781, se realiza un proyecto para la construcción de un nuevo edificio para el Hospital del Rey y un cuartel para 800 a 1600 personas. Este proyecto ambicioso, es cambiado por uno más modesto. 

USOS DEL APOSTADERO
Durante las invasiones inglesas, en 1807, el Apostadero pasó a ser utilizado por los capitanes, oficiales y marinos ingleses, que desde allí dirigieron su flota durante el tiempo que duró la ocupación.
Durante el período artiguista, en el edificio funcionaron las dependencias de la Aduana y Comandancia de la Marina, y se extendieron las primeras patentes a los corsarios al servicio de Artigas. 
Durante la dominación portuguesa, se utilizaron las instalaciones como "alfándaga" (aduanas) donde se depositaban las mercaderías importadas, así como aquellas que eran confiscadas al enemigo. Ya por entonces el estado de conservación de los edificios era deficiente.

A partir de 1830, pasó a funcionar allí la primer Aduana de la República Oriental del Uruguay, ocupado hasta 1860, en que se le construyó el nuevo edificio, proyectado por Aimée Aulbourg, ubicado en el mismo predio de la Aduana actual, siendo destruido por un incendio en 1921.
El cuerpo sobre la calle Zabala fue ocupado en los primeros años de la república, por la Administración de Correos.
Durante la Guerra Grande funcionó como base de operaciones del Jefe Naval de Montevideo, José Garibaldi, para continuar funcionando como Aduana luego del conflicto. Debido a los problemas económicos por la guerra, el gobierno vendió la venta de parte de la manzana.
Con el transcurso del tiempo, en todos los predios se demolieron las construcciones coloniales que aún sobrevivían para construir nuevos edificios. Según el Catastro de Capurro, las construcciones de entonces era el de "casa de familia y almacén", con la excepción de tres padrones: uno destinado a herrería (contiguo al que hoy sobrevive) otro destinado a depósito de hierros (ocupado por la parte posterior al Barracón), y otro destinado a conventillos (estas edificaciones aún sobreviven)

Ya en el siglo XX, distintos usos coexisten con el conventillo. Por ejemplo, durante años funcionó, en los locales al frente del edificio, la "Lechería Moderna". Fotos de la época señalan un cartel indicando "se alquilan piezas", la presencia de un quiosco de venta de cigarrillos, y según relatos, un taller de vulcanización de neumáticos para camiones. También funcionaron allí las oficinas y talleres del afirma Debitonto, vinculada al puerto de Montevideo.
El 19 de junio de 1963 un temporal derribó parte de la medianera y una pasarela que había sido agregada en algún momento. El edificio es declarado finca ruinosa y tapiado. 
Por resolución del Poder Ejecutivo de 9 de noviembre de 1966, el edificio de Apostadero de la Marina fue adquirido por el Estado uruguayo y puesto bajo la jurisdicción del Museo Histórico Nacional.

RENOVACIÓN Y PRESERVACIÓN PATRIMONIAL
En la segunda mitad del siglo XIX, el predio y sus construcciones se fragmentan y privatizan, pero a mediados del siglo XX se concentran y estatizan los predios de la manzana.
Durante décadas hubo proyectos, tanto para demoler el Apostadero, como para incluirlo dentro de las visuales del lugar, como fue el proyecto del arquitecto César Martínez Serra, en el que creaban dos espacios libres, uno frente al edificio del próximo Banco Repùblica, y otro entre este y la Rambla Portuaria. Es por eso que se proyecta expropiar o comprar todos los padrones de la manzana entre las calles Piedras, Solís y 25 de agosto. Empiezan las compras en 1947, pero la mayoría pasan al dominio de la Intendencia Municipal de Montevideo, del Ministerio de Educación y Cultura y del Banco República.
En 1997 la Intendencia pone en venta los terrenos sin éxito, salvo el que contenía los restos del Apostadero. Finalmente son adquiridos por el Banco República para construir allí un edificio para su sede central.
Más recientemente, en 1999, se presenta ante el Ministerio de Educación y Cultura una "Propuesta Urbana Múltiple para la Revitalización de la Manzana" del apostadero naval, que impulsaba la creación de dos pasarelas y una amplia abertura vidriada; pero no llegó a concretarse, hasta la fecha.







Fuente: https://www.portal.brou.com.uy/institucional/el-banco/apostadero-naval-de-montevideo
             Fotos Google















viernes, 3 de noviembre de 2017

HOMERO



Homero es conocido como el famoso autor de las dos grandes epopeyas de la antigüedad como son la Iliada y la Odisea,  fuentes fundamentales para el estudio de la Grecia Antigua, ya que sus poemas  revelan informaciones importantes sobre el comportamiento, cultura, religión, hechos históricos, mitología griega y de la sociedad de la Antigua Grecia. 

Nada se sabe con certeza sobre su persona, y hasta hay quienes ponen en duda no sólo que estas dos epopeyas sean obra del mismo autor, sino también que haya existido el propio Homero. Sin embargo, hay datos lingüísticos e históricos que hacen suponer que los poemas fueron escritos en la costa oeste de Asia Menor, hacia el siglo IX a.C. 

De acuerdo con la tradición, Homero era ciego, y se calcula que nació y vivió durante el siglo VIII a.C. En cuanto al lugar de su nacimiento, hay por lo menos siete ciudades que disputan su cuna, como los son  Esmirna, Rodas, Colofón, Salamina, Quíos, Argos y Atenas. La opinión más fundada es que vivía alternativamente en todas siete, siendo un rapsoda, es decir que era un poeta, que recitaba sus poesías en fiestas y banquetes por lo que se lo ha comparado con los trovadores de la Edad Media.

Sobre la muerte de Homero también hay mucho misterio. Según documentos históricos del siglo V a.c., él habría muerto en la isla de Ios, pero investigaciones modernas afirman que no hay ningún dato seguro en esas fuentes de la antigüedad. 

Algunos investigadores afirman también que a partir de sus obras, es posible concluir que Homero tenia mucho contacto con la nobleza de la época.

OBRAS DE HOMERO
Las dos epopeyas narran hechos legendarios que supuestamente ocurrieron muchos siglos antes de la época en que fueron escritas, de hecho Homero, vivió 300 años después de la guerra de Troya. Pero los hallazgos arqueológicos realizados en los últimos 125 años, sobre todo los de Heinrich Schliemann, han demostrado que gran parte de la civilización descrita por Homero no era ficticia. 


La Iliada con casi 16.000 versos y se sitúa en el último año de la guerra de Troya. Narra la historia de la cólera del héroe griego Aquiles. Insultado por su comandante en jefe, Agamenón, el joven guerrero Aquiles se retira de la batalla, abandonando a su suerte a sus compatriotas griegos, que sufren terribles derrotas a manos de los troyanos. 

Aquiles rechaza todos los intentos de reconciliación por parte de los griegos, aunque finalmente cede en cierto modo al permitir a su compañero Patroclo ponerse a la cabeza de sus tropas. Patroclo muere en el combate, y Aquiles, presa de furia y rencor, dirige su odio hacia los troyanos, a cuyo líder, Héctor (hijo del rey Príamo), derrota en combate singular. El poema concluye cuando Aquiles entrega el cadáver de Héctor a Príamo, para que éste lo entierre, reconociendo así cierta afinidad con el rey troyano, puesto que ambos deben enfrentarse a la tragedia de la muerte y el luto. 


La Odisea son 24 cantos que narran el regreso del héroe griego Odiseo (Ulises en la tradición latina) de la guerra de Troya. En las escenas iniciales se relata el desorden en que ha quedado sumida la casa de Odiseo tras su larga ausencia. Un grupo de pretendientes de su esposa Penélope está acabando con sus propiedades. A continuación, la historia se centra en el propio héroe.

El relato abarca sus diez años de viajes, en el curso de los cuales se enfrenta a diversos peligros, como el gigante devorador de hombres, Polifemo, y a amenazas tan sutiles como la que representa la diosa Calipso, que le promete la inmortalidad si renuncia a volver a casa. La segunda mitad del poema comienza con la llegada de Odiseo a su isla natal, Ítaca. Aquí, haciendo gala de una sangre fría y una paciencia infinitas, pone a prueba la lealtad de sus sirvientes, trama y lleva a efecto una sangrienta venganza contra los pretendientes de Penélope, y se reúne de nuevo con su hijo, su esposa y su anciano padre. 


Estas dos epopeyas están escritas en un verso formal y elevado, en un lenguaje jamás empleado en la lengua ordinaria. Es imposible establecer una distinción entre estas dos obras en el aspecto estilístico, pero se comprende por qué, desde la antigüedad, muchos lectores las han atribuido a dos autores diferentes. La Iliada habla de las pasiones y plantea dilemas imposibles de resolver. No hay en ella auténticos villanos; Aquiles, Agamenón, Príamo y los demás personajes son víctimas de un universo trágico y cruel. En la Odisea, por el contrario, el mal es derrotado, triunfa la justicia y la familia, tristemente separada, se reúne de nuevo. El intelecto racional, particularmente el de Odiseo, actúa como fuerza motriz a través de todo el relato.

Junto a la Iliada y la Odisea se encuentran también los llamados himnos homéricos, una serie de poemas relativamente breves, que celebran las hazañas de diversos dioses, compuestos en un estilo épico similar, y también atribuidos a Homero. El texto moderno de los poemas homéricos se transmitió a través de los manuscritos medievales y renacentistas, que a su vez son copias de antiguos manuscritos, hoy perdidos.  

Homero es sin dudas el padre de toda la literatura griega posterior: el teatro, la historiografía e incluso la filosofía, llevan la huella de los temas, cómicos y trágicos, planteados en estas epopeyas, así como de las técnicas homéricas. Para los últimos poetas épicos de la literatura occidental Homero ha sido siempre el maestro indiscutible (aun cuando, como en el caso de Dante, no conocieran sus obras directamente). 

Lo cierto es que desde los tiempos de Homero, ningún autor ha logrado reunir su genio épico y su erudición.  


Frases Celebres de Homero

* "El genio se descubre en la fortuna contraria; en la prosperidad desaparece."

* "En la juventud y la belleza la sabiduría es escasa."

* "Odioso para mí, como las puertas del Hades, es el hombre que oculta una cosa en su seno y dice otra."

* "Llevadera es la labor cuando muchos comparten la fatiga".

* "Dejemos que el pasado siga en el pasado."

* "La juventud tiene un genio vivo y el juicio débil."

* "La religión es la cadena de oro que sujeta la tierra entorno del eterno."

* "Todo hombre sabio ama la esposa que ha escogido."





Fuentes: AA.VV

             http://www.apocatastasis.com/

             http://www.publispain.com/









domingo, 1 de octubre de 2017

Religión Antigua Grecia



CARACTERÍSTICAS
La religión griega era el principal elemento de unidad del mundo griego y tenía las características comunes a la mayoría de las religiones antiguas: politeísmo (creencia en muchos dioses) y naturalismo ( creencia en las fuerzas de la naturaleza). 
También un singular antropomorfismo, es decir, los rasgos muy humanos de sus dioses, tanto en su apariencia física, como en su comportamiento social e individual; mantenían vínculos familiares semejantes a la sociedad de la época. 
La mitología era el conjunto de relatos sobre la vida de los dioses,  quienes eran capaces de amar u odiar, sentir simpatía o aversión tanto hacia otros dioses o hacia los hombres. Tenían las cualidades y los defectos de los seres humanos. Solo se diferenciaban porque eran eternamente jóvenes, no se enfermaban, ni envejecían, ni morían. El único dios viejo y feo, fue Hefaistos (dios del fuego). 
Monte Olimpo
Pero los dioses no eran omnipotentes, no estaban en todas partes (omnipresentes), ni lo sabían todo y tampoco podían ir en contra del destino, llamado Moira.

Los griegos imaginaban a los dioses poblando todo el mundo natural, pero muchos de ellos vivían en el monte Olimpo junto a Zeus, el "rey de los dioses", su esposa Era y algunos de sus hijos y hermanos.

DISTINTAS FORMAS DE CULTO
Se podía dividir la actividad religiosa en a) culto familiar, en honor a los antepasados y a Hestia, diosa protectora del hogar.
b) culto cívico, se rendía a los dioses protectores de la polis, como por ejemplo Atenea.
c) culto panhelénico o nacionales, en ellos participaban los griegos de todas las polis.


Los griegos mantenían con sus dioses una relación formal sin que existiera con ellos un vínculo espiritual. Les rendían culto a través de numerosos actos: plegarias, sacrificios, competencias atléticas y otras manifestaciones de carácter colectivo, tratando de ganar su favor.  

Las ceremonias del culto se realizaban por medio de plegarias, ofrendas y sacrificios de animales. Los sacerdotes dirigían las ceremonias pero no formaban un grupo dedicado exclusivamente a las tareas religiosas.

JUEGOS OLÍMPICOS
Los juegos olímpicos eran las fiestas religiosas más populares, que se realizaba en honor al dios Zeus. Eran tan importantes que los griegos contaban el tiempo a partir de los primeros juegos olímpicos celebrados en el año 776 .C.
Se realizaban cada cuatro años en el santuario de Zeus en la ciudad de Olimpia, en el Peloponeso. La espera entre un juego olímpico y otro se llama Olimpíada.
Durante la semana que duraban los juegos, se decretaba el cese de las guerras y todas las polis (ciudades) enviaban participantes. Solo podían participar personas libres griegos de sexo masculino. Las mujeres no podían ni presenciar los juegos.
Lasa principales competencias atléticas eran carrera, salto, lucha, carreras de carro y una competencia múltiple (pentatlón) que constaba de cinco pruebas: carrera, salto, lucha, lanzamiento de disco y lanzamiento de jabalina.

Los triunfadores en cualquiera de las competencias eran tratados como héroes y coronados con una rama de olivo, los perdedores recibían el menosprecio de sus conciudadanos al punto que algunos jamás volvían a su tierra natal.

DIVINIDADES MENORES
Además de los "grandes dioses", los griegos creían en una multitud de "demonios" a los que atribuían la causa de las enfermedades y todos los dolores.
También adoraban a dioses menores que acompañaban a los principales como las nereidas y los tifones que habitaban el mar, o las musas que acompañaban a Apolo en el monte Parnaso.

Para averiguar la voluntad de los dioses, los griegos interpretaban los sueños, observaban el vuelo y el canto de las aves, los fenómenos del cielo (cometas, eclipses) eran también "signos" divinos, de modo que la mayoría de los fenómenos naturales así como las actitudes humanas constituían presagios.

ORÁCULOS
Los más famosos lugares de consulta a los dioses eran los oráculos. Allí los adivinos se valían del movimiento de las hojas y del burbujeo del agua para "conversar" con los dioses.
El oráculo de Delfos tenía una pitonisa, una mujer que entraba en trance y murmuraba las supuestas respuestas del dios Apolo. Esta consulta era obligatoria antes de fundar una nueva polis.

MISTERIOS
Los cambios ocurridos después de la expansión griega (siglos VIII a.C al VI a.C.) también afectaron la vida religiosa: se difundieron los cultos a los misterios y adquirieron gran importancia dioses populares como Demeter y Dionisos, relacionados a las actividades agrícolas.  
En los misterios, la religiosidad consiste en una actitud de meditación individual en la que el hombre intenta acercarse a los dioses para alcanzar la feliz inmortalidad del alma. 
Fueron la búsqueda de un sentimiento religioso más elevado e intenso a través de ceremonias secretas que reservaban la salvación a los iniciados. Podían concurrir metecos  esclavos.

Las novedades en las prácticas fueron: a) creencia en la doble naturaleza del hombre (cuerpo y alma); b) sentimiento de desampara frente a los dioses; c) creencia en la transmigración de las almas en busca de la liberación del cuerpo y la purificación después de la muerte; d) la salvación se logra por la comunicación o comunión con un dios especialmente los dioses agrarios asociados a la idea de muerte y resurrección; e) para lograr la salvación se exigía la pureza moral.

Los griegos introdujeron a Occidente la idea de salvación, comunión, alma, resurrección, fraternidad y amor, antecedentes de los valores del cristianismo.


LOS DIOSES
Los doce dioses principales, habitualmente llamados Olímpicos, eran Zeus, Hera, Hefesto, Atenea, Apolo, Artemisa, Ares, Afrodita, Hestia, Hermes, Deméter y Poseidón.


Zeus
- Zeus: Era el rey de los dioses. Podía controlar el clima. Su arma más poderosa es el rayo. Los antiguos griegos creían que cuando un rayo caía sobre la tierra, era una señal de que Zeus presente. Zeus también estaba preocupado de la hospitalidad. Si se trataba mal a un invitado o extraño se podía desatar la indignación de Zeus.
- Hera: Es en la mitología griega, reina de los dioses, hija de los titanes Cronos y Rea, hermana y mujer del dios Zeus. Hera era la diosa del matrimonio y la protectora de las mujeres casadas. Era madre de Ares, dios de la guerra, de Hefesto, dios del fuego, de Hebe, diosa de la juventud, y de Ilitía, diosa del alumbramiento. Mujer celosa, Hera perseguía a menudo a las amantes y a los hijos de Zeus. Nunca olvidó una injuria y se la conocía por su naturaleza vengativa.
- Hefesto: Es el dios del fuego y la forja, protector de los herreros, los artesanos, los escultores, los metales y la metalurgia. Era el herrero divino del Olimpo y en su taller fabricaba armas, escudos y otros objetos para los dioses y para los héroes. Del taller de Hefesto robó Prometeo el fuego para los hombres. Hefesto creó la cadena con la que Prometeo fue encadenado a la cima del monte Cáucaso. Hefesto con arcilla modeló a Pandora, la primera mujer.
- Atenea: Es la diosa de la sabiduría, de la razón y de la guerra justa y la protectora de Atenas. No tuvo amores con otros dioses o mortales, por eso se le aplica el apelativo de Atenea «Partenos» (virgen) y se le rinde culto en el Partenón de Atenas.  También se la relaciona con el arte de hilar y de tejer y en la procesión de las Grandes Panateneas las sacerdotisas le ofrecían un manto («peplo») en reconocimiento de su protección.
Sus atributos son el casco, la lanza y la «égida» en la que suele llevar grabada la cabeza de la Gorgona Medusa, para así petrificar a sus enemigos. Se asocia con la lechuza (símbolo de la inteligencia) y el olivo. 
- Apolo: Es uno de los dioses más polifacéticos del Olimpo. Apolo es el dios de la belleza y de las artes, especialmente de la música. También es el dios del sol, la profecía y la medicina. Tenía un oráculo (Apolo Pitio) en el Santuario de Delfos. 
Sus atributos son el arco y las flechas, la desnudez y la lira. Apolo es hijo de Zeus y Leto, y hermano gemelo de Artemisa.
- Artemisa: Diosa de la caza y de los bosques. Hija de Zeus y Leto, hermana gemela de Apolo. La mitología la presenta como una diosa joven y virgen que ha renunciado al matrimonio con dioses o mortales y protege a los jóvenes que han elegido este estado. Se representa como cazadora, con arco y flechas y ciervas o perros.
- Ares: Hijo de Zeus y Hera. Dios de la guerra de carácter salvaje y sanguinario que personifica la fuerza bruta, la violencia y los horrores de las batallas. Atenea, por el contrario, representa la mediación y sabiduría en los asuntos de la guerra y protege a los hombres de sus estragos.
- Afrodita: Es la diosa del amor y la belleza. Fue madre del troyano Eneas, fundador de Roma. Ella era la esposa de Hefesto, pero estaba enamorada del dios de la guerra Ares. Se la representa desnuda o con poca ropa, saliendo del mar, sobre una concha, rodeada de cupidos. 
- Hestia: Era hija de Cronos y Rea y hermana de Zeus. Es la diosa del hogar, estaba presente en el fuego de todas las casas y templos griegos. Nunca interviene en guerras o disputas, permanece siempre en el Olimpo donde también constituía el centro religioso de la casa de los dioses. Hestia era una diosa virgen a la que Zeus le había concedido el don de conservar su pureza. Se representaba sentada o de pie, en actitud solemne y sosegada, sosteniendo una llama en la mano derecha, con un velo que desde la cabeza le caía por la espalda. Su símbolo era el círculo.
- Hermes: Hijo de Zeus y la ninfa Maia. Es el mensajero de los dioses. Dios del comercio y las comunicaciones. Lleva alas como atributos para simbolizar la rapidez con que cumple el encargo de los dioses, un sombrero de caminante, una manta de viaje y el «caduceo» que representa al heraldo o embajador.
- Deméter: Hija de Crono y Rea. Hermana y esposa de Zeus con quien tuvo a Perséfone. Diosa de la agricultura, la fertilidad y la tierra, protectora de los cultivos y las cosechas.
Hades raptó a su hija Perséfone y se la llevó al inframundo. Deméter salió a buscarla y todos los campos de la tierra quedaron estériles. Zeus tuvo que intervenir e hizo que Hades devolviera a Perséfone seis meses al año, momento en que Deméter se siente feliz y los campos florecen. El resto del año Perséfone vuelve junto a su esposo en el Hades y los campos permanecen improductivos.
- Poseidón: Dios del mar, de los caballos y de los terremotos. Vivía en un palacio, en el fondo del océano, construido con coral y gemas. Sus atributos son el tridente y cualquier símbolo marino. 
Era hijo de Crono y Rea, hermano de Zeus y Hades. Cuando el mundo conocido fue dividido en tres partes, Zeus recibió el cielo, Hades el inframundo y Poseidón el mar.






Fuentes: Historia de Primer Año C.B.U.
               Pensar la Historia Primer Año
               AA.VV
               Imágenes de Google

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Trabajo de alumnos de Primer Año 2017

MITOLOGÍA GRIEGA

MITO DE DEMETER Y PERSÉFONE














sábado, 2 de septiembre de 2017

Escultura Griega

Para conocer el arte de cualquier cultura, es necesario estudiar sus tres creaciones más importantes: escultura, pintura y arquitectura.
El arte griego se desarrolla entre los siglos VIII al II a.C. A él afluyen corrientes artísticas orientales y egeas, que son absorbidas y transformadas por el espíritu griego.
No obstante, el arte clásico griego se inicia con la aportación de dos grandes corrientes que lo informan, la jonia y la doria, que se reflejan en los órdenes fundamentales de la arquitectura.
La jonia, más femenina y vivaz, aporta riqueza, lujo y proporciones esbeltas. La doria, sobria y robusta, aporta el sentido rígido de la ordenación, severidad en las proporciones y en la decoración.

El arte griego antiguo suele dividirse en tres períodos:

  • Arcaico (siglos X -VI a.C): se caracteriza por el hieratismo, una ordenación geométrica rígida.
  • Clásico (siglos V - IV a.C): aspira al realismo, y a la belleza, pretende expresar la perfección de las cosas de este mundo, buscando una armonía estable.
  • Helenísitico (siglos III - II a.C): se basa en una agitación tumultuosa, expresa el carácter por encima de la belleza. 

El arte griego copió de otras artes, en especial de las civilizaciones más antiguas y desarrolladas, como las de Egipto y Mesopotamia. y ocasionalmente al de Micenas, pero pronto los griegos empezaron sus propias creaciones independientes.

La situación del artista era muy especial ya que los griegos consideraban  al trabajo manual como de poca categoría. En realidad esa mentalidad aristocrática no se abandonó, ya que siempre fueron más cotizados socialmente a los literatos que a los artistas plásticos.
Los artistas trabajaban según planes inteligentes y claros, mientras que los clientes sabían de antemano lo que querían obtener.
Ni siquiera existía una palabra para denominar al artista o al arte como tal.

El arte podía ser un instrumento político, podía ser una herramienta para exaltar valores patrióticos, para prestigio del gobernante, y prestigio frente a otra polis, y también era una fuente de trabajo.

La figura humana es el principal motivo tratado por el escultor griego, lo animal y lo vegetal están en función de la representación humana.

ESCULTURA
PERÍODO ARCAICO
Se atribuye a Dédalo, escultor y arquitecto legendario, la invención de la escultura y del inicio de la primera escuela artística en Creta, dórica.
En esta época, el hecho fundamental es la aparición de la escultura de bulto redondo (representada en tercera dimensión), con formas femeninas y masculinas, que tienen bastante parecido con el arte egipcio.
Las estatuas femeninas tiene trajes y sus brazos se apegan al cuerpo, mientras que las estatuas masculinas, se representan  completamente desnudos, con los puños unidos a los muslos y con la pierna izquierda avanzando.

Las Korai (o Kore) son figuras femeninas muchas veces vestidas con Peplos dóricos, pero casi siempre con la túnica de lienzo transparente y manto jónico, llevando en sus manos flores, frutas o palomas.
El paralelismo entre las korai y los kuroi ha hecho buscar alguna costumbre femenina que pudiera representar algo digno de premio, parecido a los juegos varoniles, o quizás eran ofrendas de mujeres casadas, destinadas a la fertilidad.
Ninguna de estas estatuas parecen no haber tenido una finalidad religiosa o tuvo que ver muy poco con las tradiciones del culto.
Ejemplos: 
DAMA DE AUXERRE (630 a.C) de 60 cm. Esta estatuilla femenina, (Koré) de Auxerre (Francia) probablemente hallada en Creta. Es de piedra caliza, y hoy se encuentra en el Museo del Louvre, París.
En ella se observa una estricta frontalidad, con una parte inferior en forma de columna, y un cuerpo superior diferenciado. Su rostro tiene forma triangular.
Representa probablemente a una diosa, lleva un vestido adornado con meandros, tiene un cinturón, y sobre los hombros tiene un manto.
  Así habría lucido la escultura en sus inicios, ya que todas las obras eran pintadas con colores vivos.






KORE DEL PEPLO (hacia el 530 a.C) Se mantiene la frontalidad pero con mayor armonía gracias a la suavidad de los contornos.
Esta muchacha sostenía la mano izquierda extendida, que ahora le falta, con una ofrenda para la diosa de la ciudad de Atenas (Atenea). A pesar de la rígida frontalidad, la figura parece ligera de construcción. Las formas del cuerpo se dibujan claramente bajo el vestido. Tenía también un bello colorido, que hoy han desaparecidos.
 




Los Kouroi, designaba a los estatuas de jóvenes desnudos, hechos de piedra y bronce, no representaban a dioses ni eran retrato de personas, seguramente eran estatuas veneradas para obtener triunfos deportivos y buenas cosechas.
Desde el año 544 (Olimpíada 59) se levantaban kouroi vencedores en los juegos, y sólo cuando un atleta lograba tres victorias consecutivas, se hacía una representativa del ganador.
Ejemplo:
KOUROS DE SUNIÓN (hacia el 600 a.C) La rigidez frontal anula el leve giro hacia la derecha de la gigantesca figura, producido por su colocación en una pendiente inclinada. Su rodilla es un trapecio invertido,  con poderosos músculos pectorales, muslos, pantorrillas y brazos. Domina la cabeza sobre el resto del cuerpo, con grandes ojos.

KOUROS DE ANAVISOS (siglo VI a.C) Si se compara con los Kouroi anteriores se ven varias diferencias fundamentales. La forma tabloide desaparece al dar mayor volumen al tórax, con una columna vertebral en forma de S. El antebrazo no se gira ya hacia adelante, sino que toma una posición más natural, con la palma de la mano hacia el cuerpo. Las piernas están bien modeladas y con los dedos de los pies que ya no siguen una línea decreciente.


Con el paso del tiempo se hacen otras observaciones, los músculos abdominales ahora cuenta con sólo dos líneas transversales y se dibujan mejor los músculos del cuello, las clavículas con forma de S, la cara tiene rasgos más naturales, con detalles en las orejas y repliegue interior de los ojos.

PERÍODO CLÁSICO
A los lentos principios representados por el período arcaico, sucede el siglo V a.C, en el que la plástica griega alcanza su máxima perfección, el arte clásico por excelencia. Período en el que brillan escultores como Mirón, Fidias y Policleto.
Los artistas presentan la figura humana de una manera naturalista, incluso trataban a los dioses con el mismo espíritu.
El desnudos, es una forma artística inventada por los griegos, según el historiador Kenneth Clark, ya que sus raíces son de la época arcaica, cuando se competía desnudo en los juegos, y era uno de los rasgos distintivos de los griegos frente a los bárbaros.
Durante más de un siglo los desnudos eran solo masculinos, recién en el siglo V aparece el desnudo femenino pero no floreció realmente.
Se disminuye la frontalidad arcaica estática, hay una nueva concepción del hombre durante el clasicismo, producida en Atenas, no es casualidad que sea allí, ya que existía la libertad política, con su democracia, con una nueva auto conciencia, que hacía sentir al griego como una individualidad. Tras esta nueva imagen del hombre está la idea del hombre libre ante el dios libre. Se humanizan los dioses y para distinguirlos de los humanos, lo representan de forma monumental (enormes).
La característica fundamental de este período es la representación del Hombre e interpretación de la belleza, fidelidad a la naturaleza, libertad de expresión, equilibrio y armonía de las formas.

Ejemplos:
EL AURIGA DE DELFOS
Se la suele atribuir a Pitágoras de Rhegio, basado en el hecho de la expresión de las venas en la escultura.
Es un espléndido bronce, descubierto en Delfos, en 1896, dividida en tres partes. También se han hallado un caballo y restos de una Victoria (diosa).
La figura mide 1,80 metros de estatura, tiene los ojos de pasta de vidrio con los tres tonos, negro, castaño y blanco, y sus pestañas tienen un excepcional realismo ya que son pequeños pelos metálicos soldados individualmente.


EL DISCÓBOLO
Escultura realizada por el gran Mirón, que aunque nació en Beocia, el se consideraba ateniense, y por eso firmaba sus obras como Mirón ático. Considerado el escultor del movimiento.
El original de esta obra, que originalmente era de bronce, se ha perdido. La que se conoce es una réplica romana, como la de tantas otras obras griegas.
La copia más famosa está en el Museo de Termas en Roma, descubierta en 1906, y mide 1,38 metros de altura.
Se trata de un atleta en el momento que mejor puede expresarse el movimiento latente. Se rompe la frontalidad del período anterior.
Cada movimiento está tensado al máximo, los dedos de los pies se agarran al suelo, resaltan las venas y los nervios del cuerpo, la reproducción de la musculatura, es perfecta, sobria y contenida; sin embargo el rostro es inexpresivo.

EL DORÍFORO
Realizada entre los años 450 y 425 a.C, por el gran Policleto, esta obra también es conocida como el "Canon", ya que el autor fija una proporcionalidad entre las distintas partes del cuerpo humano, tratando de llegar a la perfección, en la que una escultura debía ser necesario que la cabeza sea la séptima parte de la altura total de la figura, el pie dos veces la longitud de la palma de la mano mientras la pierna, desde el pie a la rodilla, deberá medir seis palmos, y la misma medida habrá también entre la rodilla y el centro del abdomen.
Esta obra de arte, fue realizada en bronce, pero sólo quedan réplicas romanas realizadas en mármol. Mide unos 1,99 metros de altura.
Policleto hizo gravitar todo el peso del cuerpo sobre un solo pie en avance, mientras el otro tocaba el suelo con los dedos. Se trataba de un lancero que debe avanzar pero que demuestra tranquilidad y seguridad.
     


ATENEA PARTHENOS
Recreación de Atenea
Estatua magnífica realizada por Fidias, posiblemente el mejor escultor de la Grecia clásica, ya que aporta la perfección técnica, y aunque no hay ninguna obra original, y muchas de las que se conocen, se cree que son de su autoría.
La diosa que se ubicaba en la cella del templo, conocido como Partenón, contaba con unos 10 metros de estatura, llevaba un casco dorado con grifos y una esfinge; la égida y su coraza, con una medusa sacando la lengua. Con la mano izquierda sostenía el escudo y la lanza, y en su mano derecha llevaba una estatua de la Victoria. Esta mano debía mantenerse con una pequeña columna, dada la enormidad de la estatua.
La diosa tenía rizos que le caían sobre la espalda, y se decoraba con collar y brazaletes. Los pliegues de su Peplo (vestido) caían verticales desde su cintura.
Según varios autores contemporáneos a la escultura, ésta estaba realizada en madera y revestida con oro y marfil, siendo sus ojos dos grandes esmeraldas que se reflejaban con la luz que sólo podía entrar desde la única puerta de entrada al templo.
Se sabe ciertamente, que en año 375 de la era cristiana, la escultura seguía en pie, pero es posible que haya sufrido en un incendio ocurrido entre el 42 y 485.
Lo que se sabe con seguridad es que sufrió varios robos, hasta su propio escultor, Fidias, fue acusado, por la Asamblea Popular, de robar algunos materiales de la estatua, por lo que debió abandonar Atenas. Se supone que la acusación fue injusta, debido a su estrecha amistad con el estratega Pericles, justo en el momento en que la polis de Atenas, sufría una profunda crisis.

EL APOXIOMENO
Esta obra puede considerarse como la transición del arte clásico al helenístico, ya que fue realizada hacia el 320 a.C. Su autor es Lisipo, quien introdujo un nuevo canon de belleza en la escultura, con proporciones más alargadas, mayor naturalismo y un nuevo sentido en las dimensiones.

Esta escultura fue hallada en Roma en 1849, y hoy se encuentra en el Museo del Vaticano.
Es una obra que de mármol de unos 2.05 metros de altura, siendo seguramente una copia, de un original realizado en bronce.
Se trata de un atleta desnudo, con cabellos desordenados sobre la frente, ojos fatigados, limpiándose el polvo y sudor con la estrígila. Sus piernas están separadas y parece oscilar hacia el pie derecho, cuyo talón está elevado del suelo, con los brazos hacia adelante, presentando un acentuado escorzo (posición oblicua o perpendicular a nuestro nivel visual).
Ya no se presenta un atleta en el momento de la acción, como el Discóbolo, sino que expresan los trabajos y esfuerzos de la competición.
Comparación entre Doríforo y Apoxiomeno
PERÍODO HELENÍSTICO
La expedición de Alejandro Magno desplazó los centros de cultura hacia las nuevas capitales del helenismo, en el arte, se ve reflejado, en un abandono cada vez más acentuado del idealismo del período clásico, y se va hacia un realismo y expresión de movimiento.
Refleja un tiempo de extraordinaria vitalidad. Aquella serenidad fue sustituida por la animación, actitudes teatrales y sentimientos.

VICTORIA DE SAMOTRACIA
Es una de las pocas obras auténticas, cuyo autor es desconocido y se supone que fue realizada entre los años 306-294 a.C. En la actualidad se encuentra en el Museo del Louvre, Francia.
Cuenta con casi 2 metros de altura, y cuenta con una calidad excepcional del modelado con un detallismo con soltura y energía, una Victoria que avanza contra el viento, que provoca que su vestido se adhiera al cuerpo y un cinturón acentúe las formas del cuerpo. Es el triunfo del movimiento.
Museo del Louvre

Se supone que la Niké (la Victoria) llevaba en su mano derecha una trompeta y en su izquierda un stylis (pieza de un navío)
Esta pieza fue hallada en 1863 en unas excavaciones realizadas por el cónsul francés en  Adrianópolis, M, Champoiseau, en la isla de Samotracia. Dieciséis años después, en otra excavación, se recuperó el pedestal en forma de navío. Ha sido restaurada su ala derecha y el hombro y seno izquierdos.

LAOCOONTE
Esta obra original, seguramente labrada en Rodas, fue encontrada en el año 1506, en las ruinas del palacio de Tito, en pleno fervor renacentista, y fue adquirida por el papa Julio II para el Vaticano
Se supone que esta obra fue realizada por Ajesandro, Polidoro y Atenodoro de Rodas, y mide unos 2,42 metros.
Representa al Laocoonte, un sacerdote de Troya, y sus hijos, siendo atacados por una serpiente y representa una escena de gran patetismo y tristeza, típica del arte helenístico.
Está compuesta por siete piezas, fue restaurado por primera vez en el año 1532, en el que se le añadió, el brazo derecho y en 1730, se labró los brazos de los niños, que también faltaban.













VENUS  DE MILO
Esta escultura, seguramente tallada entre los siglos II y I a.C, fue encontrada en 1820 enterrada en la tierra, de la capital de la isla griega de Milo. Está labrada en dos bloques de mármol y mide unos 2,04 metros. En la actualidad se encuentra en el Museo del Louvre, Francia.
En la base de la estatua, existía una inscripción, hoy perdida, por lo podría deducirse que su autor era un Agesandro o Alejandro de Meandro.
Cuando la obra fue encontrada en Melos, figuraban junto a ella otros fragmentos de escultura, y una mano con una manzana, pero esto no ha sido suficiente para caracterizar a la escultura. Se supone que un brazo en alto sostendría un tridente.
Algunos estudiosos del arte han sostenido que se trata de un retrato. Pero más allá de eso, la escultura es un ícono del arte mundial.

























Fuentes: "La constante Clásica". Prof. Marcel Suárez
             Historia del Arte. José María de Azcarate
             Imágenes de Google